viernes, 12 de septiembre de 2008

No lo Soporto en La Trastienda

Una verdadera lástima el espacio libre en La Trastienda. Porque se estaba presentando uno de las mayores sorpresas del año, el disco “Avión” de No lo Soporto”. Un disco plagado de excelentes arreglos, de melodías originales por estos pagos y una intensidad que hipnotiza. Pena a la cual, lamentablemente esto acostumbrado en un ambiente en el cual saber tres tonos y conocer tres marcas diferentes de cerveza alcanza para llenar Obras, o como se llame ese estadio ahora.
El premio revelación MTV, la apuesta de la discográfica por ellas, un video de alta rotación, y fundamentalmente un trabajo prolijo, lleno de matices, con melodías sugerentes

El show abrió con la voz en off del video invitando a los pasajeros a ajustar los cinturones para emprender un viaje aéreo, que no es otro que el repaso por un trabajo
El show abrió con “Avión” y con “ ”, en el mismo orden del disco y ya en el tercer tema , el sonido se había acomodado y la banda asentado en su sonido. Naila y su estilo contenido lideró a NLS en un recorrido parejo por los nuevos temas y un repaso sin novedades por su primer disco () que a la distancia se nota lejano en calidad al nuevo material. Sin embargo, la solvencia del trío, y sus invitados (los mismos de “Avión”, Fernando Samalea en percusión y Blanco, de Los Pericos en teclados) consigue mantener un clima parejo a lo largo del show. No hay desbordes, hay extrema prolijidad. Hay una extraña mezcla de pretensión de profesionalismo a raiz de la buena producción, y un cierto clima de amiguismo alternativo, que se termina imponiendo en el ambiente (VACIO)
Innecesario a mi gusto el intervalo, justo a continuación de “instantes”, uno de los mejores temas de Avioon, y cuando la banda se había asentado y empezaba a sentirse a guto, en el cual se proyecta el video de “Nunca iré” y tras el cual las chicas vuelven al escenario enfundadas en la vestimeta de azafatas, la misma del video y para hacer….”nunca iré” de nuevo! Para colmo la ausencia de Gustavo Cerati (la bajosta le reconoció el esfuerzo por intentar estar) que pudo haber sido un momento alto de la noche
Publicar un comentario en la entrada