sábado, 15 de octubre de 2016

Iggy Pop en Tecnópolis - Festival BUE

Por cuestiones que no vienen al caso (no hablo de mi vida privada….) se me va a hacer difícil una crónica detallada de lo que llegué a ver de la primera fecha del Festival BUE, pero como no puedo permitirme que justo la noche de Iggy Pop no tenga testimonio en este blog, voy a dejar un punteo de ideas al pasar


  • Después de un día laboral largo, atravesar la ciudad un viernes puede ser caótico. Por suerte el 112 vino con asientos vacíos y dormí las casi dos horas del viaje Boedo-Urquiza. Por suerte también el 112 termina en Constituyentes, porque bien podría haber seguido durmiendo hasta Mendoza y este post trataría del partido de Godoy Cruz. O peor, de Independiente Rivadavia.
  • En el mapa los dos accesos parecían más cercanos uno del otro, me metí por el lado del estacionamiento y caminé una enormidad. A veces creo que las peregrinaciones a Luján nacieron de un tipo que le pifió al camino y quiso encontrar significado místico a su error.
  • El cacheo fue ridículamente exhaustivo, a un pibe al lado mio le querían sacar las gotitas para los ojos. Eran al extremo inflexibles con los encendedores, más aún pensando que adentro había vendedores ambulantes de cigarrillos. Por suerte para ellos el ingenio popular en muchos casos triunfó por sobre los controles.
  • Cuando entré, en lo que vendría a ser el escenario 2 estaba terminando el set de Mala Rodriguez. No estaba tan enojada (en el buen sentido) como otras veces. Sobre el escenario lanzaban mucho humo y papelitos, a veces quedaba escondida detrás de todo eso. Me apené no llegar antes, en tiempos en donde el género femenino viene librando duras batallas, su verba resulta imprescindible. Bueno, no sé si imprescindible. Pero sí necesaria.
  • En los puestos cobraban $75 el pancho, $95 el paty y $ 85 la lata de Heineken. Ya es hora que los grandes festivales destinen un sector para la gestión de préstamos personales para los que no vamos comidos.
  • Esuché el comienzo de The Libertines algo alejado y sonaba mal. Si bien se afirmaron mientras el show fue avanzando, el sonido nunca los favoreció. Y buena parte de la responsabilidad les cabe a ellos.
  • Nunca me habían impresionado y esperaba que el vivo les sume algún punto en mi consideración, cosa que no ocurrió. Como banda garagera no le llegan a los talones a los primeros Artic Monkeys. Cuando intentan con alguna melodía, levantan un poco, pero su performance en vivos los opaca. En el balance salen perdiendo (nosostros en realidad, ellos igual ganan), pero cerraron con "Don't look back into the sun" y algo es algo.
  • Pete Doherty y Carl Baràt están en un grado muy elevado de complicidad. Conociendo ese tipo de amores, no me extrañaría que, más pronto que tarde, ese amor se transforme otra vez en odio.
  • Nunca me había pasado de encontrarme con tanta gente conocida en un recital. Iggy Pop es, además de todo, también más grande que Franco Bagnato.
  • En un recital de Iggy Pop que empieza con “I wanna be your dog”, “The passenger” y “Lust for life” nada puede salir mal. El sonido demostró que los del problema eran los libertinos simbióticos.
  • Iggy Pop tenía una remera color piel buenísima que no vendían en el merchandising oficial (?)
  • Si bien de la performance de Iggy Pop suele destacarse el despliegue físico para un tipo al borde de los 70 (70 vividos a un ritmo que  además hay que contarlos como 250 de otro mortal), no puedo dejar de citar el admirable estado de su voz.
  • “Post pop depresion” es a mi juicio uno de los puntos más altos de su carrera (y si alguien no lo valora así ahora, el tiempo lo colocará en ese lugar), pero del disco nuevo solo tocó “Gardenia”. Una señora adelante mio pedía “Paraguay” con una insistencia solo comparable a los “Flaco, tocá Muchacha” en los shows de Spinetta.
  • El setlist recorrió buena parte de su carrera, con preeminencia feliz de “Lust for life”, “The idiot” y los Stooges (en su versión con y sin “Iggy and   “)
  • Tocó “Nightclubbing” !!!!
  • En el tema que hizo para “Repo man” de Alex Cox hizo subir fans al escenario. Algún problema hubo porque los bajaron de mala manera. La proporción de hombres que subió al escenario superó largamente a las mujeres. Que no se entere Lubertino.
  • Un recital de Iggy Pop que termina con “Raw power” y “No fun” es todo lo que está bien en el mundo. Y si el único bis es “Candy” nadie tiene derecho a reclamar más nada
  • El festival seguía, pero yo me fui a casa. Además lo que seguía en el otro escenario era Toot & The Maytals y a esa hora lo que menos quería escuchar era reggae. Además ya tenía hambre sin necesidad de fumar nada antes. Aunque Lingenti en la radio dice que revisaban para que nadie entre porro, doy fe que con Mala Rodriguez la cosa no era así.
  • La segunda fecha del festival está buenísima, tenía muchas ganas de volver a ver a Flaming Lips y por primera vez a Wilco, pero me la voy a perder.




Publicar un comentario en la entrada