jueves, 8 de septiembre de 2016

Marco Sanguinetti en el Centro Cultural Kirchner - Presentación de "Como desaparecer completamente"

Un poco más atrás encontrarán en este mismo blog un posteo dedicado al evento “Sanguinetti plays Radiohead”. En aquel momento el proyecto se ofrecía como un camino paralelo en el transitar de Marco por los escenarios, cuando todavía andaba presentando su propia música, en especial el disco “Ocho”, publicado a fines de 2013. Un año y medio después, el proyecto creció. Al formato trio inicial se sumaron instrumentos y voces, se amplió el alcance de las canciones abordadas, y se acaba de consumar en un álbum doble, bautizado “Como desaparecer completamente”, que anoche Marco Sanguinetti presentó en una casi repleta Sala Argentina, del Centro Cultural Kirchner.
Y para comentar lo que sucedió anoche, voy a empezar por el final. Por Marco sentado en el piso sobre su pequeño armonio de fuelle manual y la voz de Milena L'argentiere en una íntima versión de “Motion picture soundtrack”. El show había terminado y la melodía sencilla quedó flotando en la sala a modo de un bis por el que no hubo que rogar. Es una canción de despedida, hacia un moribundo o la confesión de un suicida, da igual. “Te veré en la próxima vida” escribió Yorke para “Kid A”, y en parte de eso se trató el show. De los primeros muestras de un proyecto que se asume satisfecho y comienza a despedirse para abrir espacio a vidas nuevas musicales.
Aquel recorrido del que comenté alcanzó con el disco un objetivo que tal vez nunca se había propuesto en el comienzo, y habiendo inquietudes y creaciones propias por mostrar, necesita cerrar su círculo. No se trata de agotamiento pero está claro que Sanguinetti Plays Radiohead es más una pretenciosa (en el mejor de los sentidos de la palabra) evocación, que un kiosquito de alguien que busca hacerse un lugar a fuerza de composiciones ajenas. Así lo contó Marco Sanguinetti anoche durante una de sus intervenciones entre los temas, y en el trato de las canciones, en la forma de presentarlas y describirlas, no resulta muy dificil creerle de manera ciega.
Marco Sanguinetti se toma en “Como desaparecer completamente” el trabajo de deconstruir y reamar las canciones de una banda a la que admira. Y lo hace a sabiendas que probablemente el resultado de esas canciones que a él lo conmueven hayan pasado por un proceso similar antes de ser grabadas, porque claro, es Radiohead. Esa ingeniería sonora y melódica original es consecuencia de un trabajo artesanal donde nada es caprichoso, y también lo será en las versiones moldeadas por el piano de Marco.
El show comenzó con el grupo reducido a piano, batería (Tomás Babjaczuk ) y bandeja de vinilos (DJ Migma), con “Airbag” y “Paranoid android” mientras por encima de los músicos se proyecta la tapa de “OK Computer”. Las canciones se presentan en detalles, motivos que son la excusa para expansión de las propias búsquedas de Marco. Y el heterogeneo público del CCK se sumió con docilidad a la propuesta. Cada canción tuvo en la proyección de la tapa del disco que la contiene, su anclaje visual con sus creadores. El resto de los puntos de contacto, quedó a cargo de la avidez de nuestros oidos.
La premisa es recorrer a Radiohead en todos los formatos y por ese motivo hay canciones de todos los discos de la banda, incluso “Burn the witch” del último trabajo “A moon shapel pool”. Aun los que conocíamos el abordaje no dejamos de sorprendernos por el crecimiento del proyecto. Si bien hay citas que resultan imposibles de no repetir a la hora de una descripción (la chacarera en “Everything in it's a right place”, el sonido jazz progresivo que remite a los neoyorquinos The Bad Plus en “I might be wrong” y “The national anthem”, el piano clásico en tono de drama tanguero en “Creep”), la voz de Milena L'argentiere y la guitarra de Pablo Butelman, que progresivamente se van sumando al escenario, le aportan nuevos tintes y texturas a las versiones, que las llevan a relucir diferentes. “Weird fishes / arpeggi” (voces) y “We suck young blood” (guitarra) fueron algunos de esos ejemplos.
Hubo tiempo para los agradecimiento (al productor Manza Esain, ayer en la consola, Marco lo nombró “nuestro Nigel Godrich”) y para una breve reflexión acerca de la música, su alcance, la importancia del hecho artístico y la necesidad de su difusión para abrir espacios de pensamiento. La función del Estado en esto y el arte como constructor de identidad, como cuando recordó que (luego de haber tocado la canción que traducida da nombre al disco) en su visita del 24 de marzo de 2009, los británicos eligieron “How to dissapear completely” para sumarse a la memoria de las víctimas del golpe de estado del que ese día se cumplían treinta y tres años.
Y si de identidad se trata, creo que allí reside el principal logro de Marco Sanguinetti en “Como desaparecer completamente”: pasear a los temas de Radiohead por nuevos rumbos, desnudarlos en la mayoría de los casos de sus palabras, concretar nuevas imágenes con las mismas piezas del mismo rompecabezas y conseguir que en todo ese nuevo entramado, nunca pierdan su esencia.
Hubo tiempo para “Black star”, “Little by little” y el concierto se cerró con “Idioteque”. Luego sí, ese final mínimo que anticipa nuevas vidas. Milena L'argentiere se aboca a la melodía con sus propios modalidades y tonos, repitiendo a su manera el ejercicio propuesto por Marco Sanguinetti y la canción se esfuma con el último aire que el fuelle permitió “respirar” al armonio. Por lo pronto, de acá a fin de año seguirán los shows de presentación, y luego, el disco doble quedará como único testimonio de una propuesta tan interesante y honesta, como lograda. 





Publicar un comentario en la entrada