viernes, 2 de septiembre de 2011

Flopa y Minimal en Ultra Bar


Creí que iba a terminar por perdérmelo. Los cuatro Jueves de Agosto, por uno u otro motivo, habían conspirado para que yo no pueda ir hasta Ultra Bar a la presentación de “Reducción de daños” el EP gratuito (y adelanto de futuro disco) de la mancomunión de Florencia Lestani y Ariel Minimal. Flopa y Minimal, para los amigos. Pero el éxito del ciclo llevó a que, previo mudar el show a La Plata, los cantautores tengan el buen tino de agregar una nueva función despidiéndose de Capital. Porque no solo Roger Waters agrega funciones, parece.
Mas allá de alguna queja con el tamaño de los tartines que sirven en el bar, el resto todo perfecto. Ideal, diría. Porque dos músicos amigos, dos guitarras acústicas y puñado de melodías, más un público dispuesto a cantar, en voz baja pero a cantar, algunas de las canciones clásicas a las cuales se las sabe de memoria, y las nuevas de las que ya nos empezamos a enamorar. Un fogón a puertas cerradas, como el clima aconseja, porque es invierno todavía. Y justamente “Es invierno” es la canción elejida para abrir el show. “La realidad no siempre es una buena amiga” canta Flopa y el concierto sirvió también para evadirse un poco de esa realidad no tan amigable de la que buena parte de la TV estaba haciendo un show morboso mientras nosotros disfrutábamos del concierto. Concierto que tuvo continuidad en otro tema del EP, “Las momias”.
Al margen de la intimidad, la buena onda entre Flopa y Ariel lleva a que el concierto tenga momentos divertidos, rellenando los espacios entre canciones con anécdotas, reproches entre ellos y divagues desopilantes. Entonces entre “Los días por llegar”, “Las ruedas que te llevan” (uno de los estrenos del futuro disco), “El almaherida”, “Bettie al desierto” (esa belleza de Pez con letra de Fabián Casas) y “Así se trabaja”, se oirá la defensa de Minimal a su pasión por Huracán (ser de Huracán es como ir al casino, sabés que vas a perder, pero vas igual), delirios acerca de Batman (Flopa confundió a Bruno Diaz con Clark Kent), y otros pasos de comedia que, entre otras cosas, sirvieron para amenizar el tiempo que los técnicos se tomaron para solucionar los problemas de Flopa con el retorno. “Tengo una canción, que es como un escudo que me guarda”, canta Minimal y tal vez sea la mejor definición, el más fiel reflejo del efecto que las canciones del duo provocan en nuestros oídos. Flopa queda sola, también sucederá luego con Minimal, pero la calidez se mantendría a lo largo de la noche .
Hubo tiempo para una sorpresa anunciada: la presencia de Mariano Esain para despedir el ciclo. Entonces Manza se sumó al escenario para revivir el trio y hacer del tramo del show una seguidilla de hits. Canta Flopa primero una de las más logradas frases que escuché en muchísimo tiempo: “Ni gracia me hace saber que en tu lista estoy debajo del álbum blanco”, y Manza hace luego su “Dejadez”, que es mi preferida de aquel disco ya la lejano en el tiempo, pero que no faltó en ningún mp3, mp4, I pod y cuanto reproductor me haya acompañado en los últimos años. Hicieron “Canción del tren” del segundo disco solista de Minimal, tema del que tuvo que reclamar autoría, porque dijo encontrar un video en youtube que se la adjudicaba a Flopa. “Sonajeros” y “Cosecha de amor” cerraron el set que le correspondió al trio. Allí Minimal hizo un impasse para ofrecer los discos y anunciar las próximas ediciones de Valle de muñecas (la banda de Esain) y Pez. Además anticipó una serie de conciertos de Pez junto a los brasileños Macaco Bong, lo cual debería convertirse en una cita ineludible. Y la continuidad del ciclo con Flopa en La Plata.
“Escuchen música que es mejor que ver noticias” aconseja luego Ariel Minimal. En realidad corrije, porque en principio había dicho “es mejor que ver TN” y se dio cuenta que eso lo colocaba en un lugar de vocero oficialista que no le interesó en el momento y safó con elegancia: cuando el mundo se derrumba....hay que profundizar el modelo. Y el modelo anoche eran las canciones. Así que así arribamos al final del show con más temas nuevos (“La máquina de hacer todo mal”, “Cuanto más tengo que pagar”) y un cierre con la canción que abre el EP gratuito: “Atolondrón”, única no compartida en autoría, porque está firmada solo por Flopa. Así nos despedimos, mientras las camareras recolectaban propinas y vasos de las mesas del bar, y los músicos se quedaban firmando discos. Programa ideal para una salida entre semana. Ahora, en cuanto a la continuidad del duo, será cuestión de esperar el anunciado disco. O de viajar a La Plata. O las dos cosas.
Publicar un comentario